Un pequeño cambio de giro

 

No se si producto de las turbulencias y gran viento que predominaron este verano en el CACH, o por el renacer de mi viejo vínculo con el mar, hace ya algunos meses que he dedicado gran parte de mi esfuerzo en el hobby a los veleros radiocontrolados. Debo admitir que estoy fascinado, especialmente luego de competir en mi primera regata este fin de semana. Como en casi todos los aspectos del hobby , las personas lo son todo. Por la naturaleza lúdica creo que se seleccionan personas muy agradables, incluso en los momentos de dura competencia.  Lo primero que me gustó de la vela radiocontrolada, es que al parecer uno siempre vuelve a casa con el modelo intacto, a lo mas con un rasmillón. En aviones siempre está el fantasma de la bolsa de palitos.

mi primer velero fué Tumi, un ULY campeón que compré a Andres Bozzo, el que al comprarlo venia muy bien puesto a punto, situación que se ha ido perdiendo en la medida que he agregado paulatinamente mi ignorancia en el tema. En todo caso, lo he disfrutado en forma increible, y espero que así sea en el futuro.

image

He heredado el espíritu coleccionista de Roberto Saldivia, asi que al poco tiempo apareció un Dragon Force en la bodega de mi departamento. Gran pequeño velero. Feliz cuando hay mucho viento. Un poco pesado en viento ligero. Los RG65 lo dejan muy atrás. Algo mejoró la situación con las velas de Mylar. Hay mucho trabajo para seguir mejorando. Por ahora no he regateado contra otros DF. Espero hacerlo pronto.

Mi última voladura fué modificar este Victoria de segunda mano para navegarlo por placer. En el próximo post les cuento lo que hice.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Un dia muy especial en el CACH

Ayer fué un dia muy especial en el CACH.

Quienes han leido mi blog se habrán dado cuenta de mi preferencia por los aviones antiguos. Una especial mención merece el Stinson Reliant, tanto, que tengo un kit Topflite esperando para ser construido. Cuando lo haga, espero publicar paso a paso lo que vaya haciendo.

Hoy tres socios del Club sacaron sus Stinson y espontáneamente se dió un vuelo simultaneo. El espectáculo fué notable. Tres aviones gigantes, cada uno con su personalidad dada por diferencias en sus motores, volando simultaneamente dejó a todos con la boca abierta. El cielo, con nubes altas y texturadas solo supo colaborar. Por esta razón, y para que los que no estuvieron puedan ver lo que ocurrió, les dejo una muestra de fotos y videos. Va a ser un dia dificil de olvidar.

IMG_3639

LOS PILOTOS

LOS PILOTOS

IMG_3643

 

Posted in Aeromodelismo | Tagged , , | 1 Comment

Continuando con el Gypsy Moth

Luego de estar un tiempo sin escribir, quiero completarles la información sobre el Gypsy Moth, el que ha volado en forma increible. Muy flotador y dócil, excepto en tierra, donde tiene las dificultades propias de un biplano con tren convencional. Muy importante la caña atras cuando está en tierra.

Vamos a las modificaciones de escala.

image

De inmediato llama la atención en esta foto el tubo de escape largo que  va por fuera del fuselaje hasta mas atrás de la cabina abierta, sin duda una novedad muy bienvenida en la época, ya que en otros aviones el piloto iba literalmente recibiendo todo el aceite del motor en la cara. Dependiendo del motor éste iba a la izquierda o a la derecha. Elegimos colocarlo a la derecha ya que es el lugar donde el motor que usamos tiene el escape, y decidimos hacerlo funcional. Que genuinamente fuera el tubo de escape. Para esto, no pusimos el silenciador, sino que el Header solo, al que colocamos un tubo de silicona para hacer la curva de salida y disminuir la vibración sobre el resto del tubo largo de aluminio, que fué moldeado de un tubo de aviación y afirmado al fuselaje con abrazaderas de aluminio atornilladas. Hasta ahí todo bien, pero existía un problema. Por una parte, el escape tendría un recorrido muy largo, dificultando la tarea al motor, y por otra, perdíamos la presurización  del estanque. Efectivamente en las pruebas iniciales el motor se paraba frecuentemente en ralentí, especialmente despues de un vuelo con el motor caliente. Colocamos en el tubo de escape un niple de presurización y lo conectamos al estanque, pensando que la resistencia del tubo largo sería suficiente presión retrógrada para el estanque, pero no tuvimos un buen resultado. Como último recurso, y ya considerando la posibilidad de colocar el silenciador asomado como un cuerno horrible en la cara lateral del  cowling, hicimos pruebas restringiendo el escape en la salida. Luego de varios intentos, la solución fué perfecta. Colocamos dentro del tubo de escape, próximo al final, un collar  de aquellos que se usan en los ejes para soportar las ruedas, que provocaba una restricción de un poco mas de un 50% de la superficie de sección del tubo de escape. Con esto, recuperamos la presurización y no se perdió potencia del motor. De allí en adelante funcionó perfecto.

image

En la foto puede verse el collar atornillado en la salida del tubo de escape, en el avion en pleno vuelo. Tambien en esta foto puede verse el sistema pull-pull para el timon de dirección, que es lo que originalmente tenía el avión. Los elevadores se dejaron con varilla, para no comprometer la seguridad de vuelo.

imageimage

Pequeños detalles como una hélice de madera laminada le agregan realismo. Vean lo bién que le ha ido al piloto con su agión tan elegante, se quedó con la rubia.

image

Instrumentos reales de un Gypsy Moth impresos y pegados en el tablero. Mucho mejor que lo que trae el ARF. El reborde de la cabina con tubo de combustible de Neoprene negro, pero envejecido con pintura color cuero, simulando el inevitable descascarado por el uso. Los cables de vuelo son parte del kit, lo que lo hace tan completo en la partida. Finalmente por ahora, les dejo una foto tomada a este avión en vuelo y procesada con una técnica que la deja como una vieja revista con portada en colores. En la próxima entrada veremos como pintar las tapas de ruedas de un De Havilland, y como agregar algunos sensores de instrumentos de vuelo de la época.

image

Posted in Uncategorized | Leave a comment

De Havilland Gipsy Moth

5500124m

 

El Gipsy Moth de Seagull es un avión que viene muy bien de fábrica. Algunos detalles le dan el aspecto de un juguete, pero es lo que vamos a modificar para dejarlo mas a escala. Tiene una envergadura de 1.83 m , lo que para un biplano es considerable. La calidad es excelente, con algunos detalles de primera línea, destacando los cables para las alas, de acero recubierto, y terminaciones muy bien realizadas. La rueda de atrás es bastante convincente, de manera que no hay necesidad de modificar mucho por ahí. En general el hardware que acompaña al ARF es muy bueno y completo. Un error importante es el largo de la bancada para la instalación del motor, que es muy corta. Una búsqueda rápida en Internet nos permitió comprobar que a todos les ha pasado lo mismo. La distancia entre el firewall y el frontis de la capota es larga por el diseño a escala, y no hay motor que la cubra con esa bancada. El avión viene definido para motor 120, pero por el peso impresiona que es mucho. Ademas, un 120 no cabe instalado en forma normal, y habría que colocarlo invertido. Un OS91 4stroke parece el compromiso ideal, y permite colocarlo en posición standard sin tener que hacer perforaciones de la capota. Este motor trae una salida lateral derecha del escape, que es la que adaptaremos con el tubo largo especial y queda a la altura perfecta de la capota.5500124n

5500124c

 

Lo primero que hicimos fue cambiar el tren de aterrizaje, hecho de barras planas de aluminio pintado azul, sin mucho parecido al avión real, y que ademas no calzaban bien siendo los tirantes anteriores muy cortos. Se hicieron de alambre grueso y se le agregó un perfil aerodinámico como en el avión original, hecho en madera de balsa.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Gipsy Moth , un clásico inolvidable.

Out-of-AfricaQuien no recuerda a Robert Redford (Denys Finch-Hatton) en la película Africa mía, pasando a buscar a Meryl Streep (Keren Blixen) en un flamante biplano amarillo con negro, para recorrer el rio Mara y el lago Nakuru, con sus millones de flamencos? Bueno, ese era un Gipsy Moth, biplano civil producido por De Havilland de Inglaterra luego de la primera guerra mundial, destinado principalmente para satisfacer las necesidades de los incipientes Clubes Aereos. El primer vuelo lo hizo el propio Geoffrey De Havilland, el 22 de Febrero de 1925. El Moth  (polilla) original tenia alas plegables, que le permitían ser trasladado por una calle normal , arrastrado por un automóvil hasta el campo de vuelo. Una publicidad para el cine de la época muestra estas capacidades, con el comentario ¨¿Aeroplanos para todos, pronto? Es indudable que era un signo de status y probablemente de valentía el llevar ese estilo de vida. Que diferente, pero a la vez que poco ha cambiado el mundo en estos casi cien años. Entre otras cosas, el Gipsy utilizado en la película, aun en condiciones de vuelo se vendió hace muy poco en 205.000 euros a un millonario en Kenya.

En Chile hubo muchos Gipsy Moth, y fueron usados como aviones de instrucción tanto para la Fuerza Aerea como para los Clubes Aereos. Lamentablemente hoy quedan muy pocos. Una excelente revisión de este avión y su historia en Chile está publicada por el Museo Nacional Aeronautico y del Espacio, donde se puede admirar el “Mosca Azul”, quizás el mejor restaurado y preservado en nuestro país. http://www.museoaeronautico.gob.cl/espanol/publicaciones/gipsy-moth.pdf

Después de insistir por meses, tratando de convencerlo de que el avión era bonito, finalmente Roberto Saldivia accedió a que nos embarcáramos en este nuevo proyecto, partiendo del modelo “Gispy Moth” (así, mal escrito), de Seagull. Compramos los dos últimos que quedaban en Mirax y manos a la obra. Mirando las fotos del Gipsy original, una de las cosas que llama la atención es el tubo de escape, que sale por un costado del fuselaje y termina mas atrás de la cabina. Ingenioso, para evitar que los gases y el aceite del motor terminaran en la cara de piloto y pasajero. Sin ese detalle, el avión perdería mucho, por lo que se transforma en un objetivo esencial y un problema técnico difícil como veremos. El otro punto importante es que los mandos son pull-pull y van por fuera del fuselaje, por lo que también vamos a incorporarlo en nuestra modificación. El resto de los detalles vendría con el tiempo, pero no serian muchos, ya que el Seagull es un excelente modelo, muy bien fabricado, y muy fiel al original. El modelo deriva del avión del Museo de la RAF, de color azul con negro. En este avión el escape esta a la izquierda del fuselaje, pero el de Africa Mia lo tiene a la derecha, lo que depende del tipo de motor, que a lo largo de la historia del DH 60 como también se le conoce, fueron varios.

2087787

Gipsy Moth del Museo de la RAF

40362

Gispy Moth Seagull sin transformaciones.

El modelo de Seagull es bastante bueno, pero los pilotos parecen sacados de un bar de Club Aereo, así que también fuera con ellos.
En los siguientes artículos veremos algunos detalles de como fuimos transformándolos. Son dos aviones que tienen pequeñas diferencias, por lo que algunas fotos pudieran no ser completamente coherentes.

Posted in Aeromodelismo, Biplano, Transformaciones | Tagged , | Leave a comment

No todo es radiocontrolado. Mundial en el CACH.

Este Sábado, el Club cambió de giro al menos por un par de horas. Frustrada la Asamblea por falta de quorum, los asistentes interrumpieron sus actividades de vuelo y pista para ver como nuestra Roja lograba no dejarse vencer por los Brasileños. Sin duda mas de alguno pensó incorporar una pelota radiocontrolada cuando hubo que definir a penales.  Les dejo una fotografia tomada en los tensos momentos finales del partido.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Solo los hombres muy hombres vuelan con lluvia

El sábado 7/06/2014 fué un día súper lluvioso- La mayoría de los Socios se quedaron en casita comiendo sopaipillas. Solo unos pocos (4) se portaron como aquellos pilotos que hicieron la aviación en sus inicios. El Cuco, Tudela , Ronald y su Bloguero. Les envío el video de un vuelo realizado en el momento álgido de la lluvia.

Algunos comentarios de utilidad para quienes quieran intentarlo. No soy un piloto experimentado, pero es lo que puedo transmitirles. Lo obvio, hay que ir muy abrigado. Hacia mucho frío. En segundo lugar, lo que mas requiere protección es la radio, por lo que una bolsa plástica grande, donde ojalá entren las manos es de la máxima importancia. Yo cometí el error de llevar una bolsa pequeña y cerrarla anudada, con lo cual me costaba llevar el motor a ralentí, la bolsa hacía que el control se subiera un poco. Por esta razón a veces me costaba bajar el avión en final. No se me ocurriría hacerlo con un avión eléctrico, pero mas por superstición que por otra cosa. Al avión no le entró nada de agua. El Monokote hizo su pega. El motor en este Nextar va completamente afuera, y no tuvo ningún problema. Con la temperatura estaba rápidamente seco después del vuelo.

Quizas lo mas llamativo fué lo dificil de la carrera de despegue, ya que la presencia de pozas desviaba bruscamente al avión de su trayectoria, con mucho mas fuerza que la autoridad que tenia el timón de dirección. La rueda de nariz hacia esquí acuático y no tenia ninguna capacidad de doblar. Apenas pasa la lluvia la mayoría de estas pozas disminuyen mucho y dejan de ser un problema. En vuelo, impecable. La visibilidad bajo las nubes normalmente es buena con lluvia. Solo en un momento el motor estuvo rateando, quizás por ingesta de agua, pero se le pasó. El viento estaba un poco errático, y rotó de dirección a viento norte por lo que hubo que cambiar la dirección de aterrizaje cuando se hizo mas fuerte.

Creo que fué una experiencia muy especial, del todo recomendable. Probablemente los aeromodelistas del sur tengan mas experiencia en vuelo con lluvia. Para los Santiaguinos les digo que hay que atreverse. Les dejo dos videos mas de ese día, para que vean lo precioso que es el club en un día de “MAL TIEMPO”.

EL MAL TIEMPO NO EXISTE, SOLO LA ROPA INADECUADA.

Posted in Aeromodelismo | Tagged , , , | Leave a comment